• Mónica Delgado

Y los médicos se acercaron a Él...




¡Por fin pudimos reunirnos médicos hispanohablantes de distintas ciudades de Alemania!


Desde Erkelenz, Berlín, Erfurt, Osnabrück, Kiel, Gelsenkirchen, Leipzig, Schenefeld, Hessen, Weimar y Bochum; unidos a través de la tecnología y de un mismo sentir: ser médicos católicos en un entorno a veces difícil para hablar de Dios y con Dios.


También contamos con la presencia de algunos médicos del otro lado del Océano, que a pesar de sus guardias, turnos y diferencias horarias, estuvieron participando intensamente de las reflexiones y las charlas.

El Retiro comenzó con el Padre Joselo hablándonos de San Lucas que era médico y su relación con San Pablo y la Virgen María, sus viajes, sus detalladas curaciones y varias parábolas que sólo están en su Evangelio.

De la mano de San Lucas, luego hicimos un recorrido entre el Génesis y las tentaciones de desierto, para reconocer cuándo y cómo hemos sido tentados.


A la tarde el Padre Leonardo, médico y sacerdote desde Argentina, nos acompañó mostrándonos cómo nuestra vocación había sido cosa de Dios e invitándonos a descansar y a dejarnos curar nuestras propias heridas.


En la noche pudimos entregarle mucho de lo vivido en el día al Señor en la Adoración.

El domingo amaneció con un sol espléndido y tras un lindo compartir, tocó adentrarnos en las heridas del alma, que muchas veces tenemos sin saberlo y cómo nuestro cuerpo las carga y también compartí mi conversión, cómo volví a Dios en la capilla de un hospital en un tiempo difícil de enfermedad y sufrimiento.


Proseguimos con una Eucaristía, que se celebró en la capilla de la Casa de Alianza, con la participación de las lecturas y peticiones desde sus casas.



Y finalizamos escuchando de nuevo al Padre Leonardo, que nos insistió en dejarnos cuidar y aprender a ocuparnos más de nosotros mismos, que muchas veces es nuestra asignatura pendiente.


Me gustaría compartir un testimonio de una de las participantes:


"Formé parte del primer Retiro Católico de médicos en Alemania. Volví a encontrarme con mi niña, arrodillada para hablar con el Señor y darme cuenta que a pesar de ser médico y adulto, también hay una parte de mí que necesita ser escuchada y atendida. Sentí el bálsamo de nuestra Madre María sanando nuestras heridas del alma. No debemos olvidar que no estamos solos. ¡Jesús nos acompaña en cada función! ¡En cada decisión! Somos misioneros de sus designios para el prójimo. No somos nada sin Él"


Y aquí una imagen de lo que cada uno se llevó de esos días.


Gracias a todas las personas que estuvieron orando por este Retiro, se notaron mucho sus oraciones. A pesar de que sólo pudo hacerse online, el internet funcionó estupendo en todo momento, pudimos estar con sol y las ventanas abiertas en Noviembre, la parte técnica estuvo súper cubierta y el Espíritu Santo pudo hacer de las suyas entre nosotros.


¿Para cuándo el próximo?


WHATSAPP: 49 1590 1969010
catolicosenalemania@gmail.com

“¡Hagan lío! Pero también ayuden a arreglar y organizar el lío que hacen. Las dos cosas, ¿eh? Hagan lío y organícenlo bien. Un lío que nos dé un corazón libre, un lío que nos dé solidaridad, un lío que nos dé esperanza, un lío que nazca de haber conocido a Jesús y de saber que Dios, a quien conocí, es mi fortaleza”. 

PAPA FRANCISCO

Pater Josef Kentenich Straße 1 

56179 Vallendar

 

Recuerda ayudarnos a través de Amazon.de, tú compras y amazon nos dona. Unete!