Una sonrisa vale más que mil palabras

Actualizado: 30 oct 2021


Este artículo podría contener solo la foto de Miguel con su sonrisa plena y listo, no habría nada más que agregar. Sí, Miguel es ese que está ahí en el centro de la foto con una sonrisa radiante que refleja la hermosa experiencia que tuvo en el retiro de jóvenes del mes pasado.

Pero la sonrisa no siempre estuvo ahí. Cuando Miguel llegó el primer día de retiro, una cara larga y preocupada la ocultaba por completo. Esa sonrisa es toda una marca de transformación.


Por eso pensamos en esa sonrisa para este artículo. Porque creemos que es el mejor testimonio y una muestra clara del paso de la misericordia Dios en su Vida, y de la alegría y la paz que quedan de haber regresado a la Casa del Padre.


Y fueron muchas las caras transformadas y muchas las historias detrás de esas caras que fuimos descubriendo en el camino. Gracias a esta experiencia, hemos descubierto también que las imágenes son un hermoso medio para dar testimonio del paso de Dios en nuestras vidas, y hemos aprovechado la ocasión para promover un concurso de "fotos contemplativas" donde todos los jóvenes participantes del retiro estaban invitados a compartir sus fotos con un mensaje de testimonio. Las fotos que nos enviaron son hermosas y los mensajes conmovedores. Ustedes también pueden participar del concurso y ganar un hermoso premio si entran a nuestro Instagram y votan y comentan alguna de las tres fotos finalistas: Hashtag #concursofotocontemplativa en Instagram



Para terminar con el broche de oro, les dejamos, de puño y letra de Miguel, su testimonio transcrito en palabras. Estamos seguros de que por la gracia del Espíritu Santo de Dios, puede tocar y transformar algún otro corazón:


Miguel Gonzáles, Rudesheim, 21 de setiembre de 2021,

Fue muy bonito haber retornado a la palabra de Dios después de casi 6 años de ausencia. ¡Y vaya manera de haberlo hecho! Fue una total coincidencia haber encontrado el evento en redes sociales, siento como si Dios me hubiera buscado. Hicimos una caminata muy pintoresca por las orillas del Rin, la cual tenía una connotación muy idílica pero también sanadora.


He conocido mucha gente bonita, con el mismo espíritu y fervor de buscar nuestro propósito de parte del mismo creador, eso ya nos convierte no solamente en parientes sino en familia. Llegar a Mariental después de 24 km de recorrido (con nuestro propio peso físico y espiritual) fue una experiencia inolvidable.


Una mezcla de sentimientos tal, que nos tocó la fibra a todos de una u otra manera. También, quería mencionar la hermosa sorpresa la cual nos tomó a todos desprevenidos, pues el mismo padre lavó nuestros pies y los besó. Fue como un rebautizo. Los lugares conocidos a lo largo del peregrinaje, y el intercambio de experiencias con todos hacen de este retiro un momento imborrable en mi vida. Me siento en paz nuevamente y duermo como una piedra desde entonces. He alimentado mi espíritu.

Agradezco de sobremanera a todos los organizadores que estén detrás del evento, en especial a Vivi, Gaby, Sandra, Martin, etc, etc. Me han sorprendido, me he sentido en casa nuevamente.


¡Querido Miguel, gracias por compartirnos el testimonio de tu sonrisa! ¡Es el mayor regalo que nos puedes dar! Y a todos los jóvenes participantes, voluntarios y organizadores del retiro y peregrinación, les damos muchas gracias también, porque pusieron en marcha un camino que nos llevará a llenar de sonrisas todos los rincones de Alemania.


PD: Manténganse atentos y con las pilas puestas para difundir, que en los próximos días tendremos una hermosa propuesta para los jóvenes del norte (Berlín, Hamburgo, Hannover, Kiel...) ¡Allá vamos!




105 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo