Todo lo vivido es para el Señor

Actualizado: 3 ene


¿Eres del los que miran el vaso medio vacío o el vaso medio lleno?...

Observando los brindis de estos días y con el corazón intentando hacer balance de todo lo que hemos vivido como Catolicos Hispanohablantes en Alemania en este año, me surgía esta reflexión y me dieron ganas de compartirla con ustedes.


Se va el 2021 y la mayoría de ustedes podría decir que este año ha sido, como dicen mis hijas, "medio-medio". Teníamos expectativas de que fuera un año que compensara los disgustos del 2020, pero la verdad es que no tuvo la consistencia para sacarnos el mal sabor de boca. Las complicaciones que comenzaron con la pandemia se prolongaron y en algunos casos hasta se complicaron. Y hemos visto como se va otro año con muchas restricciones y pocas luces de festejo.


Sin embargo, la Palabra de Dios como faro, nos anima a mirar y medir la realidad con ojos siempre nuevos, como este año que acaba de comenzar:


"Den, y se les dará; una medida colmada, apretada y rebosante recibirán en sus regazos. Porque con la medida que ustedes midan serán medidos ustedes" Lc 6,38

Y lo esencial que quería compartirles, es una invitación para que a la hora de hacer balance entre lo positivo y lo negativo de este año, podamos hacer una oración que te ayude a tomar en cuenta todo lo que te haya pasado, lo bueno y lo malo, todo para la Gloria de Dios:


"Señor, todo lo vivido este año es para Ti. Lo que he logrado y lo que he recibido lo que tengo en mis vasos medio llenos, tómalo todo. Aún las ausencias, y las expectativas sin cumplir, esas que abundan en mis vasos vacíos, también son tuyas. Son para que Tú las completes, con tu voluntad, con tu querer para mi vida. Con un vaso rebosante de Ti, Así quiero brindar, y esperar este nuevo año que comienza." Amén

Esa ha sido también nuestra manera de tomarnos este 2021 como asociación Católicos Hispanohablantes en Alemania, ¡Y vaya que Dios nos ha colmado con su generosidad cada una de las humildes vasijas de barro que pusimos a sus pies!


Con el anhelo de que este fuera el año en que volviéramos a tener eventos presenciales, y con medidas de seguridad y restricciones de por medio, logramos hacer cuatro retiros. Dos de jóvenes, uno de familia y uno de formación para una comunidad. El encuentro personal permitió en esos días una gracia verdaderamente abundante para todos los que participaron.



Eso fue posible gracias a que nos abrieron las puertas de una hermosa casa en Weisskirchen, cerca de Frankfurt, lo que fue una verdadera bendición ya que no teníamos lugar para los retiros desde que el proyecto en Casa de Alianza en el que trabajamos durante dos años nos había dado la espalda.


Y a su vez, en esos momentos en que los encuentros debieron ser online la providencia se mostró en los cientos de personas que se sumaron a las charlas y retiros que hicimos de manera virtual. Tuvimos retiro de Pascua, de Pentecostés y de Adviento online, además de algunas charlas especiales como la de espiritualidad ignaciana con el Padre Javier, la de la esperanza con Monseñor Bodeant, o la del divertido Padre Fergus.


Con ese contenido virtual también pudimos crecer en nuestras redes sociales, en Instagram, YouTube y en una nueva página de Facebook, ya que tras la salida del antiguo presidente nos quitaron el acceso a aquella en la que habíamos invertido años de trabajo. Pero Dios siempre fiel, abrió caminos y lazos y pudimos acercar a mucha gente nueva y retomar el contacto con hermanos de hace años. Incluso, otro valioso fruto del Espíritu son las personas que se han sumado a nuestro trabajo como nuevos miembros de la asamblea. Un tesoro invaluable para un asociación de voluntarios.


Este año también logramos algo verdaderamente trascendente, la integración con la Delegación de la Iglesia hispanohablante en Alemania. Eso nos permitió trabajar en conjunto para las Jornadas de arte, oración y Familia (AOF), el retiro de parejas, y participar de una formación en España con todos los sacerdotes y responsables de la pastoral hispanohablante en Alemania. Estuvimos tan acompañados que, aún cuando a mediados de este año, quien era nuestro asesor eligió irse y abandonar éstas ovejas, Dios nos permitió conocer muchos otros sacerdotes con un corazón de Buen pastor.


También apoyamos a pequeños grupos o movimientos que quisieron hacer iniciativas de Evangelización como los Predicadores de María Mediadora, las alianzas de María con el movimiento de Schoenstatt y las Entronizaciones de la Virgen de Guadalupe.


Y eso nos entusiasma verdaderamente el corazón para lo que vendrá. En el 2022 tenemos programados retiros de Pascua y Adviento, tendremos una propuesta virtual para Pentecostés y un encuentro presencial de verano para toda la familia.


Y como a pesar de la pandemia y el confinamiento nuestra misión se extendió a gente mas allá de Alemania, a católicos de diferentes latitudes, nos sentimos impulsados a continuar con los eventos online programándolos de forma periódica y así sostener y crecer en el vínculo fraterno.


Tenemos muchos sueños y un corazón agradecido porque a pesar de todo lo malo padecido o lo bueno disfrutado, creemos y vemos la Voluntad de Dios detrás de cada hecho y sabemos que Nuestro Padre nos ha cuidado siempre, nos ha sacado de ciertos sitios y hoy nos abre nuevos horizontes, y nos invita a seguir caminando siempre unidos a la Iglesia Católica, a la Vid verdadera. Por todo esto, somos felices, estamos contentos y te invitamos a seguir creciendo juntos y fortaleciendo nuestra Fe. ¡Dios te bendiga!

37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo