Pequeño niño Dios...

Actualizado: 28 ene

Llegó la Navidad, la luz que nace y nos permite volver a nacer, renacer a todas nuestras realidades.

Un nuevo comienzo, nuevas oportunidades (oración)


Señor... ¿Quién eres tú, que te haces pequeño, siendo el infinito? ¿Pará qué lo haces? ¿Acaso para que finalmente podamos tocarte, cargarte, mirarte y dejarnos mirar por vos?


¡Qué infinito milagro celebramos hoy, el nacimiento de Dios, el Dios encarnado, El hijo del Hombre!... ¡Qué maravilla que hayas caminado entre nosotros, con nosotros, Señor de nuestra historia!

¿Y hoy?... ¿Qué regalo nos quieres traer, además del sólo hecho de poder meditar en el misterio de tu venida? ¿Qué podremos pedirte?

Ayúdanos Señor a poder mostrar nuestra vulnerabilidad, así como lo hiciste tú, naciendo en un humilde pesebre. Dános la gracia de poder reír, con la alegría de los niños. Regálanos la gracia de amarte cada día más, y lo más importante: la de dejarnos amar por ti. Es que sin tu Amor, no somos nada. Eres nuestra fuente, Señor, nuestra Vida, ¡nuestro Todo!


Pequeño niño Dios, regálanos el poder amar a nuestra Familia cada día más, poder dar todo lo mejor en nuestros trabajos y tareas, dános la gracia de poder perdonar hasta las más duras traiciones. Te pedimos, niñito Jesús, poder ser cada día mejores personas, con nuestras luces y sombras, pero cada día poder acercarnos a la luz que eres Tú, y que desde hace más de dos mil años ilumina nuestro camino.


¡Que esa luz crezca hoy en tu corazón, en tu Familia, en tu Comunidad e ilumine cada uno de nuestros pasos!... Hacia el Amor.


 

¿Quieres hacerle, tú, un regalo a Jesús?


Hoy Jesús sigue naciendo en hogares humildes y necesitados de todo el mundo.

Te proponemos colaborar con una asociación que busca acompañar, abrazar, cuidar y amar la vida comenzando desde el momento de la concepción hasta llegada la primera infancia.

Conoce más acerca de ésta obra »



57 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo