• Team

Las maravillas que Dios obra - (Testimonio de la hermana Raquel)

Hoy tenemos la bendición de compartirles un hermoso testimonio, regalo de la providencia de Dios, justamente el de una intercesora, que velará especialmente por nuestras intenciones de oración.

En nuestro esfuerzo por trabajar por la evangelización de los hispanohablantes en Alemania siempre sentimos que era imprescindible sostenernos con la oración, y hace unas semanas, Dios nos ha bendecido acercándonos a la hermana Raquel Arri. Una hermana rosada que vive en Bad Driburg (North-Westfalia-Renania) y como una flor especial, con su alegre color y el aroma profundo de la oración, quiere embellecer nuestra misión en estas tierras.



Ella nos envió un correo ofreciendo su "palanca de oración" y encantados aceptamos, y le hemos pedido que reciba también los pedidos especiales de oración que recibimos en nuestro correo y redes sociales de parte de todos ustedes. La hermana Raquel, no sólo nos dijo con cariño que sí, sino que también nos invitó a celebrar con ella sus bodas de plata como consagrada y nos envió este video y el hermoso compartir que se encuentra debajo.



Cada persona es una obra de arte de Dios. los invitamos a que lean este testimonio con ese pensamiento para que den gloria a Dios y puedan descubrir también en sus vidas las maravillas que Dios obra.


Soy Hna. María Raquel Arri. Nací en San Francisco, Córdoba, Argentina, en una familia católica y por gracia de Dios crecí en la vida de gracia y oración con un fuerte compromiso social y misionero. Participé en el grupo scout y en otros movimientos juveniles y ese camino me fue acercando a Dios de tal modo que cuando terminé la secundaria, ingresé en el Convento del Divino Amor, Córdoba, Argentina.


Nuestro carisma es la adoración perpetua. “Desde cada rincón del convento adoramos a Jesús Eucaristía” como nos enseña nuestra cofundadora Madre María Micaela. Toda nuestra vida es oración de intercesión, por eso aunque el mundo no nos vea, nosotras no lo perdemos de vista.



Dentro de esta vocación que es común para todas las hermanas rosadas; mi llamado personal está inscrito en mi nombre: Raquel. En hebreo significa: cordero de Dios. Siempre me cautivó la figura de Jesús como el buen pastor (Jn 10), el cordero degollado que está herido pero de pie resucitado (Ap 5, 5-10. 7, 17), los cánticos del siervo sufriente de Isaías (Is 42, 49, etc.) Eso como imágenes bíblicas que tocan especialmente mi corazón. Y en la liturgia siempre me impresiona de nuevo, cuando en la santa misa dice: Este el “Cordero de Dios”, y el sacerdote sostiene en alto la sagrada hostia. Es un símbolo de mi vida y misión. La intercesión y la entrega hecha adoración por la vida del mundo.


Que María Santísima sea nuestra compañera y guía mientras peregrinamos hacia la casa del Padre. Aleluya.


Hna. María Raquel Arri


Damos muchas gracias a Dios por este regalo, y un gran agradecimiento a la hermana Raquel y les dejamos una gran invitación para que todo aquel que quiera, nos deje en los comentarios, o aquí en un mensaje privado, su intenciones de oración para que la hermana rece por ellas. Para todo el que lo desee también el 12 de Junio es la cita para celebrar la bodas de plata de la consagración de la hermana Raquel. Nos vemos allí.


158 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo