• Team

La verdadera conversión consiste en ser tu mismo. Reflexión Padre Padilla


Juan el Bautista es un hombre austero, pobre, sincero, de una pieza, sencillo y libre. No tenía nada que defender, ni ocultar. Es un hombre íntegro que invita a la conversión. Sólo quiere que los demás confiesen sus pecados, se conviertan y cambien de vida. Es el camino de Juan. Jesús, cuando descubre su propia misión, verá que su camino es otro. Jesús comerá con publicanos y prostitutas antes de que se conviertan. Ama a las personas antes de que cambien. Luego su amor, muchas veces, no siempre, logrará que cambien. Pero antes las acepta en su pecado, en su fragilidad. El cambio será la consecuencia de una relación nueva de amor que han comenzado.




Juan prepara el camino que se abre para poder acoger a Jesús. Me invita a cambiar, a mejorar, a allanar mis montes y elevar mis valles. Me parece imposible que esos montes puedan ser allanados. Sólo Dios con su fuerza puede allanar montañas inmensas. Conozco las montañas que forman mis pecados. Y he visto la hondura de mis valles de dejadez y pereza. Sé que yo solo no puedo acabar con lo escarpado, ni liberar mi alma enferma. Sé que lo que me pide hoy Jesús es que me ponga en camino, que desee cambiar, que acepte que no puedo seguir como siempre. Jesús, cuando se haga carne y acampe en mi vida, hará posible en mí el milagro de la conversión. Quiero que me cambie por dentro, para ser mejor persona, más suyo, más trasparente, más niño. La conversión supone eliminar todo aquello que es mentira en mi corazón, todo lo falso. Me escondo detrás de una máscara de aparente perfección, detrás de unas montañas que ocultan mi desnudez.





Convertirme tiene que ver con liberarme, no con hacerlo todo perfecto. Tiene que ver con volver a ese lugar en mi alma en el que soy yo mismo, sin tapujos ni falsas imágenes. Cuando allano el camino viene con más facilidad a mi vida. Su presencia se hace más visible. Me resisto al cambio. No quiero cambiar nada. Convertirme es dejar que el fuego del primer amor caliente de nuevo mi alma. Dios sólo espera de mí un sí valiente, enamorado, apasionado, que me ponga en camino hacia Él.

39 vistas0 comentarios
WHATSAPP: 49 1590 1969010
catolicosenalemania@gmail.com

“¡Hagan lío! Pero también ayuden a arreglar y organizar el lío que hacen. Las dos cosas, ¿eh? Hagan lío y organícenlo bien. Un lío que nos dé un corazón libre, un lío que nos dé solidaridad, un lío que nos dé esperanza, un lío que nazca de haber conocido a Jesús y de saber que Dios, a quien conocí, es mi fortaleza”. 

PAPA FRANCISCO

Pater Josef Kentenich Straße 1 

56179 Vallendar

 

Recuerda ayudarnos a través de Amazon.de, tú compras y amazon nos dona. Unete!