Buscar
  • Team

Ellos murieron gritando ¡Viva Cristo Rey!

Hoy celebramos una de las fiestas más importantes del calendario litúrgico, porque celebramos que Cristo es el Rey del universo. Su Reino es el Reino de la verdad y la vida, de la santidad y la gracia, de la justicia, del amor y la paz.




Desde pequeña me ha llamado la atención como la Acción Católica de mi parroquia, en Argentina, tomaba este día de gran importancia para renovar sus grandes promesas apostólicas y al final de la celebración todos sus miembros terminaban cantando y gritando euforicamente ¡Viva Cristo Rey! y todos respondían con mucha alegría ¡Viva! ¡Viva!


Luego me interesó conocer la historia de esta celebración y me llamó la atención que fue instituida después de la Primera Guerra Mundial, como una respuesta a la secularización, ateísmo y comunismo.

Mientras el mundo presionaba para que los cristianos restringieran sus fiestas religiosas y fueran más leales a los gobiernos, el Papa Pío XI escribió:


"Porque si a Cristo nuestro Señor le ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra; si los hombres, por haber sido redimidos con su sangre, están sujetos por un nuevo título a su autoridad; si, en fin, esta potestad abraza a toda la naturaleza humana, claramente se ve que no hay en nosotros ninguna facultad que se sustraiga a tan alta soberanía. Es, pues, necesario que Cristo reine en la inteligencia del hombre, la cual, con perfecto acatamiento, ha de asentir firme y constantemente a las verdades reveladas y a la doctrina de Cristo; es necesario que reine en la voluntad, la cual ha de obedecer a las leyes y preceptos divinos; es necesario que reine en el corazón, el cual, posponiendo los efectos naturales, ha de amar a Dios sobre todas las cosas". (Quas Primas, 34)


Otro dato que me llamo la atención por vivir en un país ecuménico es que también es celebrada por los protestantes.

¡Viva Cristo Rey! han sido las palabras finales de miles de mártires, ellos no murieron blasfemando ni insultando a sus asesinos sino recordando a su Rey , la razón y motivo de su muerte.



Uno de ellos fue el beato Jose Sanchez del Rio, mexicano, joven cristero de catorce años de edad, ​ procesado y ejecutado por oficiales del gobierno mexicano, durante la Guerra Cristera en México. A él querían obligarlo a apostatar de la fe con las torturas, pero no lo lograron. Sus labios solamente se abrían para gritar ¡Viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!’.


También en España durante la guerra civil fueron cientos los mártires perseguidos y torturados que los unió algo en común: respondieron a una situación difícil como lo hubiera hecho Jesucristo. A la agresión y la violencia, la respuesta de estas personas fue el perdón y el amor.


Esta exclamación ha quedado en el corazón de España hasta el día de hoy, tal así que una amiga colombiana me ha contado una linda anécdota. Un amigo suyo sacó un cuadro de Jesús a las calles de Barcelona, porque debía trasladarlo de un lugar a otro. No tuvo mejor idea que llevarlo caminando, fue así que en un momento se paro mientras el semáforo daba rojo para los autos. Y de repente, desde una ventanilla sale la cabeza de un español gritando a viva voz por toda la ciudad ¡Viva Cristo Rey!


Les comparto una película muy interesante que relata los últimos días de los 51 claretianos mártires de Barbastro, asesinados por el Frente Popular en los primeros días de la Guerra Civil.




Frente a toda esta ola de violencia que esta arrasando en Latinoamérica, especialmente en Chile y Nicaragua que son expresiones claras contra la Fe, animémonos a pedirles con confianza a estos mártires que están en el cielo, que nos ayuden a ver la realidad con los mismos ojos de ellos, con los ojos del amor y del perdón.


Estando lejos de nuestras tierras, todo duele más, porque la distancia nos pone en una situación de impotencia e inseguridad por nuestros seres queridos. Un sacerdote amigo chileno me dijo hace poco, lleve Paz a su familia y a sus amigos, al final y al cabo, es ahí cuando colaboramos realmente por la Paz.

Esta amiga colombiana que la mencioné anteriormente, cuando le comenté que iba escribir un artículo sobre los mártires me dijo ¡No olvides a Santa Faustina!- y yo me pregunté - Pero si ella no fue Mártir ¿Porqué me la pones en el camino?. Claro, esta santa polaca aclaraba que en nada se diferencia ante Dios el martirio silencioso e invisible a los ojos de los hombres y aquel en el que se derrama la sangre confesando a Cristo. Esto nos quiere decir en forma concreta que no hay que esperar a que el Señor nos llame al martirio de la sangre pues los mártires no se improvisan.


Pidamos un corazón de mártir frente a tanta revolución y no tengamos miedo de que hay uno solo que reina en nuestro corazón ¡Y es Cristo que es Rey! ¡No tengamos miedo de anunciarlo!

¡Viva Cristo Rey !

¡Viva Cristo Rey en todas las comunidades hispanas de Alemania!










111 vistas

Pater Josef Kentenich Straße 1 

56179 Vallendar

 

WHATSAPP: 49 1590 1969010
catolicosenalemania@gmail.com

“¡Hagan lío! Pero también ayuden a arreglar y organizar el lío que hacen. Las dos cosas, ¿eh? Hagan lío y organícenlo bien. Un lío que nos dé un corazón libre, un lío que nos dé solidaridad, un lío que nos dé esperanza, un lío que nazca de haber conocido a Jesús y de saber que Dios, a quien conocí, es mi fortaleza”. 

PAPA FRANCISCO

Recuerda ayudarnos a través de Amazon.de, tú compras y amazon nos dona. Unete!