Buscar
  • Team

El rol de la mujer en tiempos de coronavirus ¡El gran tesoro de la humanidad!

Actualizado: mar 30

Hoy es el día que me dije a mi misma ¡Lo voy a escribir! Y en la noche en vez de ponerme a doblar la ropa, pasar el trapo de piso en la cocina, seguir leyendo un libro que comparto con mi marido o tirarme abatida en el sofá a responder whatsapp de amigos y familiares, he decidido cambiar el rumbo y ponerme a escribir por el bien de mi misma y por todas las mujeres cercanas a mí.




Hace días que tengo un llamado en el corazón de escribir sobre el rol que tenemos las mujeres en estos tiempos de pandemia. En los diarios he leído todo tipo de noticias, pero aun no encuentro una que hable de “nosotras”, de todas las almas femeninas que estamos dando nuestras vidas allí donde nos tocó pasar esta cuarentena.



No lo quise hacer sola, porque eso hablaría solo de mí. Por lo tanto me arme un batallón de mujeres que puedan darme su propio testimonio ¡Juntas hacemos todo posible! Hoy a las 18 hs decidí enviar un whatsapp preguntando a varias amigas que me ayuden con este artículo. Yo ya pensé que era tarde ¡Es la hora de cenar! Seguramente que todas estarían preparando sus comidas y no me contestarían hasta muy tarde. Mi pregunta principal fue ¿Cuál crees que es nuestro rol como mujer en tiempos de coronavirus? Para poca sorpresa mía, la mayoría empezó a contestar a los minutos por no decir segundos, entre sartenes, lavavajilla en mano y metiendo niños a la ducha ahí estaban contestándome y ayudándome en este desafío ¡Son mujeres que la tienen clarísima! ¡La respuesta está dentro de ellas!


Las mujeres de las cuales voy hablar, son aquellas que han estado preparadas desde siempre para afrontar esta situación y no han tenido que salir a ninguna calle a protestar por una mayor aceptación o denunciar la caída del patriarcado que las oprime.


Mujeres líderes

Estas mujeres de las cuales muchas se van a sentir identificadas son las que hacen la lucha desde adentro, desde sus hogares, sus trabajos y sus hijos. Son las mujeres que muchas veces estuvieron ocultas para el mundo y que ahora en tiempos de grandes pruebas sale a la luz sus frutos y la humanidad encuentra su gran tesoro: el corazón de una mujer.



No me extraña que la primera persona en anunciar la realidad cruda de lo que va pasar en un futuro con esta pandemia fue una mujer: Angela Merkel, ella fue la primer política en hablar claramente de las consecuencias drásticas que traería esta enfermedad sin disfrazar la realidad o manipularla. Fue tanta le envidia a su discurso que dio con tanta verdad y prudencia, que luego se descubrió que un presidente en Latinoamerica intentó plagiar su discurso. Seguramente que hasta el momento nadie había podido hablar al corazón de un pueblo como lo había hecho esta mujer.


He aquí que aparece la mujer líder, la que está ganando esta batalla contra el egoísmo y del sálvese quien pueda. Es la que ha hecho de esta pandemia, la mayor oportunidad para volver a re-encontrarnos y tomar con más naturalidad la dificultad.


Una mayor aceptación de la realidad


“La Mujer viene a ponerle fin un a mundo masculinizado que toma esto como una guerra, esto del “Resistiré” y de quien gana o pierda en esta pandemia no es propio de nosotras. Nuestro aporte es una mayor aceptación de la realidad con prudencia y sensatez dando su debido respeto a esta entidad invisible. La Mujer permite una mayor reflexión del problema y adaptarnos a sus circunstancias sin quedarnos en puras respuestas instintivas.” Esto opinaba mi amiga Manuela desde Holanda mientras cocinaba para su hija y luego la llevaría a dormir pronto para que a partir de las 19 hs pueda ponerse a trabajar vía online ya que durante el día es imposible.


Desde la frontera con Suiza me manda un audio mi querida amiga Rosita, ella es ya mayor por lo tanto su situación es en pleno aislamiento junto con su esposo Joseph. “Desde aquí como mujer mi mayor aporte es entrar en contacto con los que están solos, especialmente los que se encuentran en asilos. También el contacto con mis amigos de Latinoamerica que están recién empezando a caminar por el camino de esta pandemia y tienen mucho miedo. Y el último contacto y el más importante es con el Señor, llevando en oración todo lo que nos preocupa y ocupa.”

La armonía no cansa

Mi amiga Guadalupe desde el Norte alemán, mientras da la leche a su bebé y prepara la comida con su hija de 7 años, me responde que el mayor aporte que podemos dar es la “Armonia” que en realidad debemos tenerla siempre y no solo en momentos de tensión. Es este equilibrio que nos permite crecer sanamente. Es con armonía que uno no se cansa, tampoco los niños y la casa puede ser realmente un Hogar. Otra cosa que veía muy típico de lo femenino es “ir preparando el terreno” “Adelantarse” a los que se viene, tener un ojo en el presente y otro en el futuro. Este momento nos está llevando a redescubrir el prestigio que es ser mamá.



También me respondió mi amiga Magda con muy poca voz, pero entusiasmadísima con la propuesta. Ella es mama de 4 hijos y embarazada del quinto que viene en camino. Confinados en pleno campo de las colinas de la Bavaria ¡Doy gracias a Dios que tengo casa grande!- me dice aliviada y agrega - ¡Lo que más me importa es que este tiempo les quede en el corazón de los niños como un tiempo de mucha unidad! ¡Que les deje una huella en el corazón!


El tiempo con los maridos


Muchas no dejaron de hablar del nuevo desafío de tener el marido en casa. Varias veían una gran posibilidad de compartir más momentos en familia, el teletrabajo permite que el marido pueda estar durante las comidas y disfrutar mas los hijos, pero a la vez exige un gran desafío para que los niños entiendan que hay momentos de trabajo y otros de ocio. El estar en casa todos juntos permite que el marido sea más comprensivo con las tareas del hogar


Y varias han mencionado que por primera vez han compartido la Fe en el matrimonio. Debido a que sus maridos han presenciado rosarios o misas difundidas online. En muchos casos ella es el único puente hacia Dios que tiene el esposo.


Por último me llegó una hermosa reflexión de una chilena que se enteró de esta nota y quiso dar su granito de arena: “Nuestra misión como mujeres en tiempos de coronavirus es encarnar la fortaleza de María, debemos ser como ella: el alma de todo hogar, alma de todo grupo familiar, y que las 4 paredes se nos conviertan en un templo sagrado.El Alma es vida, es ánimo, nos lleva a compartirlo todo, a limpiarlo todo. Nuestra tarea es vivir y enseñar a la familia como respirar con el alma.”


Ya para ir finalizando debo decirles que la única persona que me motiva a escribir estas palabras es nuestra querida Reina, la Virgen María y en el día de la Anunciación no quise darle otro regalo que mostrar al mundo mujeres que encarnan su ideal en tiempos difíciles.



María dio el Sí más grande de la historia. Animémonos como mujeres también a dar un Sí profundo como ella, en estos tiempos difíciles se necesita una entrega heroica de mujer y no duden que nuestro Sí será la mayor alegría de nuestra familia, nuestro entorno y nuestra vida.





Les dejo abajo todos los aportes que según mis amigas podemos dar como mujeres ¿Te animas a pedirle a la Virgen que te ayude con alguno que te cuesta? Ella es la llena de gracia, la llena de todas las virtudes y con un poquito de su gracia no dudo que podemos regalarnos con un corazón más entregado.


*Anunciar la realidad con prudencia y confianza

*Aceptar la realidad y adaptarnos a ella

*Mantener los contactos vivos y unidos (familia, amigas, personas solas)

*Armonía: Buscar el equilibrio

*Preparar el terreno: Un ojo en el presente y otro en el futuro

*Hacer simple lo complejo

*Dejar huella

*Presencia que integra

*Anima a rezar y a creer

*Sensibiliza y empatiza

*Contagia dulzura

*Ser soporte en el miedo y en la angustia

*Capaces de dar amor, cuidado y equilibrio.

*Creatividad infinita



Jorgelina Güsewell

Mamá de 3 hijos

Argentina que vive en Vallendar.

567 vistas

Pater Josef Kentenich Straße 1 

56179 Vallendar

 

WHATSAPP: 49 1590 1969010
catolicosenalemania@gmail.com

“¡Hagan lío! Pero también ayuden a arreglar y organizar el lío que hacen. Las dos cosas, ¿eh? Hagan lío y organícenlo bien. Un lío que nos dé un corazón libre, un lío que nos dé solidaridad, un lío que nos dé esperanza, un lío que nazca de haber conocido a Jesús y de saber que Dios, a quien conocí, es mi fortaleza”. 

PAPA FRANCISCO

Recuerda ayudarnos a través de Amazon.de, tú compras y amazon nos dona. Unete!