• Team

Alianza de Amor: una hija peregrina regresa junto a Mamá

En pocos días tendremos una nueva charla informativa sobre la Alianza de Amor con María dictada por la hermana Carolina, del Movimiento de Schoenstatt. Por eso queremos compartirte este testimonio en primera persona:


Mi nombre es Lourdes y un 18 de octubre, sellé mi alianza de amor con la Virgen María, nuestra Madre de Schoenstatt. Lo más emotivo fue llegar al Santuario y ver a tanta gente caminando, cantando, rezando, incluso algunos llevaban hasta banderas de sus respectivos países. Era verdaderamente el mundo entero a los pies de María.

Esta Alianza de Amor se inició hace mucho tiempo…


Caminar como peregrina, llegar como hija y encontrar a la Virgen que me acoge con su calor de madre me llenó el corazón de alegría y también me hizo recordar momentos de mi infancia en Asunción, Paraguay.


Hace un tiempo que vivo aquí en Alemania y realmente me sentí muy bendecida, porque al momento de leer mi carta de Alianza rememoré lo que la hermana Carolina nos dijo en una de las primeras charlas de preparación: “nuestra historia de alianza de amor con la Mater empezó desde hace mucho tiempo…”


Dios y la Virgen siempre estuvieron y están presentes en nuestras vidas. La recuerdo en mi niñez cuando la Virgen Peregrina de Schoenstatt llegó a mi casa, entonces, rezábamos en comunidad con los vecinos del barrio y, por supuesto, recordar a mi mamá quien era la encargada de coordinar estas visitas a nuestra casa y a casa de mi abuela, quien me enseñó a rezar el rosario. También reviví en mi mente los viajes que hice al Santuario de Schoenstatt de Tupãrenda y así fue como sentí y reconocí que mi historia de Alianza de amor con María se inició hace mucho tiempo.


Doy gracias a la Mater porque hizo posible que llegara hasta el Santuario y que me prepara para darle un sí al proyecto de amor infinito y misericordioso, que empezó con el Sí más perfecto y grande de toda la historia. El sí de la Virgen María. Gracias Madre tres veces admirable de Schoenstatt por tu ejemplo de amor profundo y por ser mi aliada más poderosa ante cualquier circunstancia, sea fácil o difícil.


Doy gracias a través de la Mater, a Dios mismo, por tantas gracias recibidas y por el amor misericordioso e incondicional a lo largo de toda mi vida.


Madre, aquí estoy como arcilla moldeable que desea renovarse para ofrecer todo al capital de Gracias, y así a través de tu amor de Madre me permitas ser arcilla fresca en manos del Alfarero perfecto, Jesús.


Si tú también quieres dar este paso de expresarle tu amor y confianza a nuestra madre, te invitamos a participar de la charla preparatoria este Sábado 13 de Agosto a las 20 hs. Déjanos tus datos de contacto y te enviaremos el enlace de la reunión por ZOOM




30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo