• Francisco Alday . 2 Min. de lectura

 

Carta de Identidad - Carisma

Siempre fue un sueño para nuestra asociación poder llegar con nuestros retiros y actividades a todos los católicos hispanohablantes de Alemania, y desde Mayo de 2021 eso es posible, gracias a que hemos sido reconocidos por las autoridades de la Iglesia que coordinan la pastoral de hispanohablantes en este país.

fran.jpg

Este último tiempo ha sido para Católicos hispanohablantes en Alemania e. V. un período de crecimiento, no exento de pruebas, y de una interesante definición de nuestro carisma que nos permite ahora soñar con una verdadera proyección a un mayor nivel de nuestra tarea. No obstante también ha sido un tiempo de purificación en el que descubrimos algunos modos desarticulados de hacer las cosas que debíamos madurar para poder continuar con nuestra misión. Así también, este fue un tiempo de separación, en el que antiguos colaboradores decidieron tomar otro camino al no llegar a identificarse con esa perspectiva abierta a todos los carismas.

Desde el día en que se fundó nuestra asociación, la Virgen María nos tomó de la mano y nos acercó a muchos corazones sedientos de su encuentro que pudieron orar con nosotros en el Santuario de Schoenstatt. Este es un verdadero centro de espiritualidad mariana, muy cercano a la casa de Alianza donde hemos realizado muchos de nuestros retiros. Es por eso y porque algunos de los anteriores responsables de nuestra asociación son miembros del movimiento de Schoenstatt, que muchas de nuestras actividades se centraban en una pedagogía propia de ese movimiento.

En ese sentido, el proceso de reuniones semanales que iniciamos en octubre del año pasado y culminó en Mayo de este año con el retiro de Pentecostés, nos hizo ver que nuestros horizontes podían ser más amplios y que la misión de la evangelización de la mano de María podía volverse más rica si sumábamos otras fuentes de gracia de la Iglesia. Es claro que el movimiento de Schoenstatt tiene una honda espiritualidad, y estamos muy felices con lo que hemos caminado y aprendido en este tiempo del padre Kentenich, pero descubrimos que el llamado de nuestra asociación no era ser parte de un movimiento sino que buscamos esencialmente acercar a todos nuestros hermanos a Cristo, independientemente del lugar donde caminen su fe.

Esta definición que pudimos discernir en aquellos encuentros, fue parte de un proceso de reconocimiento de nuestros talentos o fortalezas y nuestras numerosas debilidades. A partir de ese trabajo, elaboramos una carta de identidad, que sirvió en gran medida para acercarnos de una manera más consolidada al actual delegado de las misiones de lengua española en Alemania, el Padre Ferrán Jarabo Carbonel. Con él tuvimos una serie de charlas en las que nos ofrecimos para sumarnos a trabajar en un plan pastoral de conjunto con la Iglesia diocesana.

retiro-de-verano (3).JPG

Llamativamente, en medio de este proceso fue cuando el anterior presidente junto a su esposa, y al asesor original de nuestra asociación, abandonaron de manera abrupta su compromiso con la misión de Católicos Hispanohablantes en Alemania. Ellos tres eran, dentro de nuestra asociación, los más relacionados con el proyecto de Casa de Alianza y renunciaron repentinamente a la asociación expresando que preferían trabajar para el sostenimiento de dicha casa. 

 

Lamentablemente la partida de estos tres hermanos no fue una buena noticia, no sólo porque por la manera en que lo hicieron, estuvo a punto de quedar huérfana esta bella iniciativa de trabajo conjunto por la evangelización, sino que además hubo muchas irregularidades, manipulaciones y tensiones que poco tenían que ver con el testimonio que se esperaba de alguien con tan importante responsabilidad evangélica. 

WhatsApp Image 2021-09-22 at 10.19.18 (2).jpeg

Desde nuestra fragilidad, quienes quedamos en la asociación, sentimos que sobrevivimos a un intento de que nuestra historia y nuestra misión desaparezcan. Si bien nos ha tocado pasar un intenso período de ataques y maltrato, gracias a la oración de muchos hermanos y al compromiso fiel de quienes estamos convencidos de que hay una gran tarea por hacer en la evangelización de los hispanohablantes en Alemania, logramos, no sólo sobrepasar la prueba, sino que además salimos fortalecidos. 

Conocemos, porque compartimos día a día con hermanos que tienen el mismo anhelo, que no estamos sólos. Y que, aunque necesitamos mucha ayuda para alcanzar la meta que Dios nos ha invitado a lograr, será el mismo Señor el que nos provea de los medios para superar cada uno de los desafíos que se presenten. 

 

Nos confiamos también a la intercesión de cada uno de ustedes y esperamos que surjan cada vez más personas motivadas a acompañarnos de manera activa en este trabajo. Dios cuenta con nosotros para que demos fruto abundante este rincón en el que Él nos ha sembrado.